Alimentación y gripe

 

Cuando llega la temporada de frío y te pega la gripe o un resfriado, te conviene adoptar una serie de estrategias para poder tolerar lo mejor posible tu enfermedad y esperar a que pase todo el cortejo de síntomas, entre los cuales se encuentra la falta de apetito.

 

Ojo con este síntoma, ya que no comer correctamente debilitará más tu sistema inmune y prolongará la enfermedad. El consumo de alimentos nutritivos y de fácil digestión, ricos en agua, te ayudará a recuperarte. 

 

Como sabes, “la salud entra por la boca”. Sigue estas estrategias de alimentación durante el resfriado y no olvides complementarlas con un tratamiento para los síntomas, como Sensibit D®, para que la gripe no arruine tus compromisos.

 

  • Incrementa la ingesta de líquidos: Preferentemente, de agua, tés o jugos de frutas o vegetales ya que previenen la deshidratación en caso de fiebre, además de proporcionar una cantidad considerable de nutrientes. 

 

  • Toma caldo de pollo o verduras: Este es un verdadero remedio casero que permite fluidificar secreciones y, puede ayudar a expectorar. Además, contienen vitaminas (A, C, D) y proteínas esenciales para tu recuperación. 

 

  • Usa condimentos antigripales: Hay condimentos con propiedades favorables por su efecto antitusígeno, mucolítico, expectorante, descongestionante y por tener cierta actividad contra microorganismos dañinos, como son: el ajo, la cebolla, la mostaza, la pimienta, el tomillo, el perejil, el orégano, el laurel, la canela y el jengibre, entre otros. Agrégalos a tus platillos para combatir la gripe desde el primer día. 

 

  • Escoge frutas y verduras protectoras: Consume naranja, chabacano, melón, durazno, zanahoria, calabaza, espinacas y brócoli; son vegetales ricos en betacarotenos, fuente de vitamina A que favorece la regeneración del epitelio de las vías respiratorias, el cual actúa como una barrera y te protege de las infecciones. También los frutos rojos y los hongos son poderosos bactericidas.

 

  • Opta por el pescado: Antes que carne consume pescado, sobre todo azul (atún, salmón, sardinas) porque su alto contenido en zinc ayuda a tus defensas a combatir el virus y contribuye a la regeneración de las mucosas respiratorias. Además, permite reducir la inflamación provocada por la gripe gracias a su alto contenido de omega-3.

 

Recuerda que ante cualquier enfermedad requieres fortalecer tus defensas e incorporar hábitos saludables, como una buena alimentación, es indispensable para poder restablecer tu estado de salud previo a la enfermedad.