Cómo elegir un antigripal que no dé sueño

 

Se acerca algún evento imperdible, al que no podemos faltar, pero de pronto aparecen los síntomas del resfriado, listos para atacar. Acudimos a comprar algún antigripal esperando a que pueda frenar la gripe, pero termina dándonos sueño. ¿Acaso hay tratamientos que no causen soñolencia?

 

Primero, debemos explicar algunas dudas que nos permitirán elegir el antigripal necesario para nuestro organismo.

 

¿Qué son los antigripales?

 

Son medicamentos en los que, mediante principios activos como analgésicos, antipiréticos, antihistamínicos y descongestivos, combaten los síntomas de la gripe o el resfriado, haciéndolos más llevaderos, pero sin tener la capacidad de curar.

 

En los anaqueles de las farmacias encontramos una amplia gama de antigripales con diferentes composiciones, motivo por el cual es importante conocer sus efectos secundarios, contraindicaciones (por ejemplo, alergia) y precauciones. Sin duda, hay que estar atentos para no llevarnos uno que nos provoque sueño.

 

La principal garantía a la hora de escoger un antigripal es que sea reconocido por los gremios profesionales, la industria y los consumidores. Para combatir los molestos síntomas del resfriado cuentas con un aliado: Sensibit D® en sus diferentes presentaciones, cuya fórmula mejora los síntomas típicos tan molestos, al descongestionar la mucosa nasal, controlar la fiebre, reducir el dolor y el cuerpo cortado, además nos ayuda a reducir el flujo nasal y los ojos llorosos, sin condicionar somnolencia o ganas de dormir más de lo habitual, ya que uno de sus componentes, la loratadina, normalmente no causa tanta soñolencia debido al retraso en su ingreso al sistema nervioso central, por la poca permeabilidad que tiene la barrera entre la sangre y el cerebro a este compuesto.

 

Ahora ya sabes, antes de comprar cualquier antigripal, checa primero sus componentes y sus efectos secundarios para seguir disfrutando plenamente de las actividades de tu agenda.