Cinco maneras de aliviarte como mamá lo hace.

Las mamás (casi) siempre tienen la razón. No solo es el amor con que lo hacen, sino que tienen una lógica envidiable que ha sido desarrollada con el paso del tiempo. Desde que estamos pequeños, son ellas las encargadas de hacernos sentir abrumados con todas las precauciones y remedios que nos dan, pero es un hecho que, cuando nos enfermamos, el amor de mamá y aquello que tanto nos incomodaba vuelve a nosotros para ayudarnos.

Si estás enfermo o si ya olvidaste esos pedacitos de amor, aquí te dejamos cinco maneras de aliviarte como mamá lo hace:

  • ¡Ponte zapatos! Ah, las mamás, que parecía que lo hacían por molestar cuando hacíamos esa carrera de la cazma a la cocina o alrededor de la casa para jugar. Lo cierto es que, descalzos, el cambio de temperatura se vuelve más drástico y podemos resfriarnos. Hazle caso y ¡no pises el suelo descalzo!
  • ¡Tápate, que hace aire!Pero mamá, ¡es primavera!” Al parecer, ellas siempre tienen frío y pensábamos que exageraban, pero no estaban en un error: los climas son cambiantes y puede ser que, si te descuidas, el virus de la gripe te encuentre. ¡Tápate!
  • ¡Que no te mojes! Una de las actividades que más gustan a los niños es mojarse con cualquier cosa: desde globos llenos de agua hasta pegarle al agua de una pileta, y sí, ella tenía razón: al rato estabas con resfriado. Ya lo sabes, si no es estrictamente necesario, no te mojes.
  • ¡Llévate el paraguas! Así, mamá, ni está nublado”. Típico, parecía que la ‘Ley de Murphy’ estaba presente todo el tiempo. Y sí, andar bajo la lluvia no es lo mejor, sobre todo porque la temperatura desciende y el aire aumenta un poco.
  • ¡Toma Sensibit D®! Clásico de las mamás que son nuestras heroínas. Cuando ya tienes la gripe encima, éste es el secreto para sentir alivio hasta por 12 horas.

Y bien, ahora que recordaste todas las precauciones que la sabiduría de mamá te daba, úsalo a tu favor y siempre ten a la mano Sensibit D®.