NI MUCHA LLUVIA NI MUCHO SOL: CUIDADO CON LA GRIPE.

¿Te imaginas un día soleado, luminoso, con calor rico, de esos que hasta se antoja salir por una nieve y caminar, y tú con gripe? Sí, esa puede ser la realidad de muchas personas, sobre todo aquellas que no toman precauciones cuando de evitar los cambios de temperatura se trata.

En la actualidad, puedes asomarte por la ventana y ver el cielo despejado, e incluso tener un poco de calor cuando lo haces. Entonces decides que vestir poca ropa o ropa delgada es lo mejor. Y ocurre con frecuencia que, al paso del día, el cielo se llena de nubes, baja la temperatura y aparece la lluvia justo cuando estás por salir del trabajo o, peor, cuando estás en la calle.

Lo anterior seguramente ya te ha pasado. Y el tema con eso no es que te mojes (a mucha gente le gusta hacerlo), el problema es que expones a tu cuerpo a cambios drásticos de temperatura, incluso cuando no lo sientes.

Otro escenario es precisamente el contrario: sales tapado porque en la televisión o en el celular viste que va a llover durante el día; tomas todas las precauciones por estar calientito mientras estás fuera de casa. Y sucede que llegas a la oficina y te encuentras con que todos tienen calor y decidieron poner el aire acondicionado. Y ahí viene otra vez el cambio de temperatura.

Está claro que, incluso teniendo la información actualizada, los cambios de clima se dan a lo largo del día. Por eso, para evitar resfriados y gripe, te recomendamos hacer lo siguiente:

  • Lleva contigo impermeable o paraguas.

Lo ideal es lo primero, y la razón es sencilla: sucede que los vientos se presentan en las tormentas y por más que quieras resguardarte de la lluvia debajo del paraguas, normalmente terminas con las piernas mojadas.

  • Actualízate todo el tiempo.

De acuerdo, no podemos ser esclavos del celular, pero éste será muy útil si planeas ir al cine después del trabajo, por ejemplo. En el dispositivo podrás ver si es recomendable llevar algo calientito para evitar los cambios de temperatura.

  • Tómalo frío si quieres, pero evita lo helado.

Lo que bebes también cuenta para los cambios bruscos de temperatura. Sabemos que se antoja algo frío en caso de calor, pero evita las bebidas con mucho hielo.

  • Usa pantuflas.

Oh, sí, ya lo decían las abuelitas: si estás descalzo no pises el suelo frío porque… Y sucede que lo hacemos con mucha frecuencia. ¡Evítalo!

Y bueno, incluso con todas las precauciones que puedas tomar, los resfriados y virus de la gripe están presentes. Recuerda que, cuando tomas Sensibit D®, sientes alivio hasta por 12 horas para que vuelvas a donde quieres estar.